Historias naturales en tu taza de café

Historias naturales en tu taza de café

 

Por Lumara la Bióloga.

El cafeto, ese arbusto no muy alto descrito por Lineo en 1753 que podría pasar desapercibido ante ojos poco expertos, es una de las plantas más plantadas en todo el mundo.

Las plantas del género Coffea son originarias de África, mas hoy en día las especies C. robusta  y C. arábiga se cultivan en donde las condiciones lo permitan debido a la altísima demanda de la bebida y otros productos derivados de ella.

Y seremos un poco miopes si asumimos que todos los beneficios de esta planta se encuentran en nuestra taza. No negaremos que el cafecito mañanero mejora la producción de cualquier empleado, es el salvador de aquél estudiante en un examen y evita que más de uno pierda la cabeza. Pero las bondades de esta planta de frutito rojo van aún más allá.

Las plantaciones sustentables de café (café de sombra) traen grandes beneficios a los ecosistemas donde se instalan. Por ejemplo, con sus raíces retienen los suelos evitando ser lavados por la lluvia y el viento junto con todos sus nutrientes. También se convierten en hogar de miles de aves, anfibios, reptiles, insectos, y sinfín de criaturas promoviendo un equilibrio en estos sistemas naturales. Sumado a esto, los sistemas de producción sustentables representan también una fuente de empleo para miles de personas, lo cual promueve a su vez la conservación de los sistemas forestales donde se desarrollan.

Y hablando de la cafeína; para las personas puede ser ese salvavidas en nuestro estilo de vida agitado, pero… ¿por qué una planta produce una sustancia tan peculiar?

Desde hace tiempo se conoce que la cafeína es amarga, tóxica y repelente. Irónicamente, la sustancia neuroactiva más consumida en el mundo es producida por las plantas ¡para ahuyentar a quien quiere comerlas! Su sabor y su toxicidad en altas concentraciones aleja a miles de animales y hongos que pretenden robar los nutrientes de un ser vivo como el cafeto. Además, se estima que cuando las hojas y semillas caen al suelo, la cafeína se difunde y evita que otras plantas crezcan cerca evitando competidores de nutrientes o de luz solar.

Todas estas historias giran en torno a ese líquido tan demandado. Están dentro de tu taza y las bebes cada mañana. ¿Serás capaz de verlas ahí adentro de ahora en adelante?

 

Lumara la Bióloga

 

Imagen: Cafeto Finca Paso de Mesillas Nayarit

Añadir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *