Cafeína para el ánimo.

Cafeína para el ánimo.

por Memo Vega

 

“La fatiga nos convierte en cobardes a todos”, una frase que el mítico entrenador de futbol americano Vince Lombardi le repetía a sus jugadores cuando era momento de remarcarles la relevancia de cumplir con el programa de acondicionamiento. Aunque la dureza de la cita textual sólo se justifica si eres el guía de uno de los equipos más exitosos en la historia de ese deporte, la idea general es algo que aplica en todas nuestras vidas. El cansancio crónico o agudo favorece que perdamos confianza en las habilidades que tenemos, incrementando a su vez que nos interpretemos como más vulnerables ante demandas cotidianas. Si les cuesta trabajo relacionarse con esta situación, sólo piensen en aquellas ocasiones en las que se han ido a dormir con una preocupación perseverante, la cuál parece volverse más sencilla y manejable una vez que hemos logrado hilar 8 horas de sueño. No es que la almohada aconseje, pero si nos ayuda a recuperar la energía necesaria para ejecutar todas aquellas estrategias que hemos desarrollado a lo largo de nuestras vidas. Dormir empodera.

De acuerdo con la teoría de la evaluación de Lazarus, al enfrentarnos a una situación de estrés analizamos dos factores esenciales: (1) Si el evento nos afecta directamente y (2) si contamos con los recursos para afrontarlo. El cansancio suele distorsionar nuestra visión y puede hacernos creer que no contamos con los recursos necesarios para resolver una problemática, desmoralizándonos y desencadenando una reacción de angustia. Desde esta lógica, la cafeína tiene la facultad de hacernos resistentes al estrés. Recurrir a un buen café (y no a una porquería cualquiera que nada más acelera el corazón y nos hace sudar) activa la corteza cerebral, predisponiendo a las personas a poder utilizar sus recursos intelectuales, emocionales y conductuales con mayor rapidez. El incremento en el nivel de alerta dentro de ciertos parámetros nos ayuda a responder con agilidad ante los cambios del contexto, y, cuando consideramos que somos capaces de ajustarnos sin mayores sobresaltos, nos sentimos con un alto grado de confianza. Así que, al igual que el dormir, un buen café empodera.

 

Memo Vega

 

twitter @MuyDeteriorado

Añadir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *